Reparación de Calderas de Gas en Avilés




Llámanos 984 200 320

Las calderas son de esas cosas en las que las personas no piensan hasta que dejan de funcionar. Muchos se han llevado la sorpresa de querer tomar una ducha, pero el agua caliente no sale y deben ducharse con agua fría mientras dan pequeños brincos intentando entrar en calor. 

En este sentido, es de tener en cuenta que las calderas de gas son excelentes equipos que duran muchos años funcionando de manera óptima, pero como todo en la vida, no son eternas y en ocasiones necesitan reparación, en especial porque estos equipos tienen piezas que pueden sufrir desgaste y dejar de funcionar correctamente.

¿Qué son las calderas de gas?

Aunque, por lo general, todos saben lo que son estos dispositivos, es conveniente dejarlo claro. Las calderas de gas son equipos que permiten calentar el agua de una vivienda. Generalmente tienen un depósito o recipiente (que puede estar cerrado o abierto), donde se almacena y calienta el agua mediante un proceso de combustión de gas. 

Estos equipos cuentan con una serie de medidas de seguridad como válvulas de presión y sensores que garantizan que funcionen correctamente. Además, vienen equipados con las tuberías para el ingreso del gas y el suministro de agua. 

Ahora bien, si los conductos de gases o líquidos no están limpios o presentan algún deterioro, se pueden presentar desperfectos y daños en el equipo o incluso es posible que se produzcan estallidos. Este es un punto a tomar en consideración, ya que, si el equipo no funciona correctamente o tiene alguna fuga, se corre el riesgo de respirar gases tóxicos. 

¿Cuáles son las fallos comunes en una caldera en Avilés?

Aunque estos equipos son muy confiables y seguros, es recomendable no confiarse demasiado y estar atentos a cualquier falla o error del equipo. Si detectas algún problema en su funcionamiento es importante que busques la ayuda de un especialista en calderas de gas. 

A continuación, encontrarás una lista con las averías más comunes.

No funciona el agua caliente (señal de que algo está mal)

Si quieres utilizar el agua caliente, pero solo sale agua fría, es claro que hay un problema. En estos casos lo primero que debes hacer es comprobar la presión, si se encuentra por debajo del valor recomendado por el fabricante (generalmente entre 1.2 y 1.5 bares), es necesario evaluar todo el sistema para localizar el origen del problema.

Esta falla suele deberse a que una válvula está rota o a que el vaso de expansión no funciona adecuadamente.

No hay gas.

El gas es indispensable para que este tipo de caldera funcione. Esta falla puede tener varios orígenes, pero las más comunes son las fugas y los defectos de instalación. En cualquier caso, si el gas no llega a la caldera, es recomendable abrir una ventana o puerta para ventilar el área y llamar de inmediato a un técnico especialista. Toma en consideración que una fuga pone en riesgo a las personas que se encuentran en la vivienda.

La presión no es  adecuada.

Aunque existen diferentes modelos de calderas con distintas especificaciones, la mayoría requieren una presión entre 1.2 y 1.5 bares. Si la presión baja de 1.2 o pasa los 1.9 o 2 bares, se pueden presentar fallas. 

Si existen fugas, es posible que el sistema no tenga la presión requerida y se debe revisar las tuberías y las uniones, para corregir las posibles pérdidas. 

Por otro lado, si la presión es demasiado alta, es posible que la válvula de seguridad no esté trabajando adecuadamente.

La salida de humos está obstruida.

Las calderas modernas disponen de un sistema de seguridad que las apaga si el monóxido de carbono no se libera de forma correcta. Cuando este sistema de seguridad se activa, por lo general se debe a que la salida de humos está obstruida por algún objeto.

Estas fallas y otros problemas se pueden evitar. Recuerda que un equipo con un mantenimiento periódico, funciona mejor y dura mucho más tiempo que uno que no lo recibe. Por eso es importante (y económicamente conveniente) no esperar a que se presente una falla para repararla. En todo caso, lo más recomendable es realizar un mantenimiento preventivo al menos una vez cada dos años.

Debes tomar en consideración que estos son equipos con los que se debe tener cuidado. Si tienes necesidad de reparar una caldera, es importante que le encargues el trabajo a una persona con experiencia. De esa manera te aseguras de que la reparación sea efectiva y no pones en riesgo la seguridad de tu familia.

CONTÁCTENOS

Escriba, por favor su pregunta, su dirección electrónica y su teléfono; nosotros le responderemos a la mayor brevedad posible.

 

Dirección

Calle Arroyo Vaqueros 11 (Bajo La Corredoria), 33011 Oviedo

Correo Electrónico

info.sataverias@gmail.com

Teléfono

984 200 320

Whatsapp

688287072

publi
Abrir chat
1
¡Hola!
¿Cómo podemos ayudarte?